Observo ergo intelligo

  Regresar al programa

Andrés Carriles

Andrés Carriles (GfK)

 La evolución de la industria de la inteligencia de mercados nos ha llevado a los investigadores a dedicar una gran cantidad de tiempo y esfuerzo en encontrar las mejores formas para recolectar información, desde técnicas cualitativas para dialogar con las personas hasta el diseño de cuestionarios estructurados con flujos bien planeados para evitar sesgos y con escalas y baterías de distinta índole que favorecen el uso de técnicas de análisis y el entendimiento de relaciones entre los distintos temas que se pretenden estudiar.
 
Sin embargo, en la inminente realidad digital y su incorporación en la vida de las personas, el diálogo o la pregunta directa ha demostrado no ser la herramienta más adecuada cuando queremos entender el comportamiento e impacto de medios digitales ante diferentes temas, debido a la poca racionalización que se tiene del uso de herramientas digitales. De la misma forma en que resultaría imposible acordarse cuántas veces te paraste de la silla en un típico día laboral, pretender que las personas recuerden cuántas veces interactuaron en un día con whatsapp o todos los sitios que visitaron en una hora de navegación en internet es una labor imposible.
 
La buena noticia es que, gracias a la tecnología, podemos tener un entendimiento del comportamiento de las personas en medios digitales a través de la observación, el método más antiguo utilizado en la investigación de mercados.